Impulso Empresarial en Cuba: Aprobadas las Primeras MiPymes del 2024

El inicio del año 2024 marcó para las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) cubanas la implementación de nuevos impuestos y ajustes arancelarios, según confirmaron las autoridades de la isla. Las medidas forman parte integral del paquete económico anunciado durante las sesiones de la Asamblea Nacional en diciembre último.

Como es habitual, el Ministerio de Economía y Planificación (MEP) de Cuba dio su aprobación este miércoles 10 de enero de 2024 a 133 nuevas MiPymes, elevando el total a 9,943 desde su legalización en septiembre de 2021. Dentro del nuevo grupo de empresas, 128 son de propiedad privada, mientras que las restantes cinco son estatales, según el comunicado oficial.


Nuevas MiPymes cubanas en el 2024

Para consultar los detalles de las nuevas empresas aprobadas en enero del 2024 lo puedes efectuar desde esta ubicación.

Ver también: MiPymes por provincias de Cuba


Las mipymes recién aprobadas en 2024 se destacan por la diversidad de su actividad principal, destacándose varias actividades como la gastronomía, la producción de materiales para la construcción, el mantenimiento y reparación de vehículos automotores, y también la programación informática, entre otras.

Perspectivas

Desde su prohibición en 1968 hasta su reintroducción en septiembre de 2021, las MiPymes en Cuba han emergido como actores clave en la economía, como parte de las reformas implementadas por el Gobierno para estimular el crecimiento económico del país.

Si bien algunos expertos consideran a estas empresas como impulsores fundamentales de la economía, otros las responsabilizan de la alta inflación y de profundizar las brechas sociales en Cuba debido a los precios elevados de sus productos.

Con un 19.6% dedicado a actividades manufactureras y un 12% a la producción de alimentos y bebidas, las mipymes emplean a 225,000 cubanos, generando 189,000 nuevos empleos, según datos oficiales.

Leer más: Cómo crear una MiPyme en Cuba

Este sector, que representa más del 15% de la fuerza laboral y contribuye con casi el 14% al PIB, ha introducido un modelo de gestión que ha diversificado el mercado y ha abordado el desabastecimiento crítico en la red estatal.

Es importante destacar que estas empresas no tienen acceso a esferas consideradas «estratégicas», como salud, telecomunicaciones, energía, defensa y medios de comunicación, conviviendo con la empresa estatal socialista, las cooperativas no agropecuarias y el trabajo autónomo por cuenta propia en el sistema socialista cubano.